monumentoDos espigones de hormigón hacen fluir las aguas del río Saja Besaya hacia el mar Cantábrico, por la Playa fluvial de la Ribera y dejando a un lado la famosa Playa de la Concha de Suances.

En principio la zona que ocupa la Playa de la Ribera era simplemente un entrante de la ría con marismas, posteriormente se rodeó con muros, paseos, miradores y parques que hacen que el lugar sea muy apetecible para el turismo, ya que este pueblo marinero no solamente es atractivo por sus paisajes o playas sino que se ha ido formando en un auténtico núcleo gastronómico y de ocio, y cuenta con una gran variedad de restaurantes de todo tipo desde grandes marisquerías como el Restaurante La Dársena a estupendas pizzerías como Piero, Heladerías, Tabernas, Pubs, hoteles…

Os recomiendo ya que es impresionante (eso si con cuidado ya que es peligroso y a veces lo suelen cerrar) pasear por los espigones los días de fuerte oleaje y contemplar como las ondas de las olas se funden con las aguas de la ría.

Bibliografía y Fotografía

  • Fotografías de Ruth Cruz, colección particular

Autor

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here