04Cumpliendo la promesa, se reunieron los romeros para acompañar a Santa Isabel hasta la ermita de Sel del Tojo.Esta tradición que viene de muchos años atrás, no deja de ser el acontecimiento del pueblo, el cual los jóvenes y mayores cuentan los días que faltan para celebrarlo, a diferencia de otras fiestas esta es sin duda la mas bonita, primero por las fechas en las que se celebra, ya que suele hacer buen tiempo no así este año que alguna que otra gota de agua cayo del cielo, nada importante que empañara la celebración. Segundo por el lugar en el que se celebra; la preciosa ermita de Santa Isabel, en Sel del Tojo.

Se noto la ausencia importante de algún joven, debido a la coincidencia de fecha con la despedida de soltero de uno de “personajes carismáticos” del pueblo “El Gaiteráncano” razón justificada para la ausencia, tanto de él como de los acompañantes, los cuales tuvieron muy presente durante todo el día a la Santa y a los romeros desde tierras del Bierzo.

Los actos comenzaron por la mañana, con la marcha desde la Iglesia de Ontaneda recorriendo las calles del pueblo hasta la Ermita. Cohetes y la parada en los bares para repostar alimento y bebida a primera hora de la mañana.

El recorrido de unos tres kilómetros se hace a pie, acompañando a la Santa y amenizado con el pito y el tambor. A la una del medio día, en la ermita de Sel del Tojo se celebra la misa en honor a Santa Isabel, oficiada por el nuevo párroco de Ontaneda, se echo un poco en falta al incombustible Don Bernardo.

Después de la ceremonia, la tradicional foto de los romeros para pasar a la posteridad y a continuación el aperitivo en el bar de la comisión, eso si, bien regado con el típico blanco. Mas tarde la comida campestre en la pradera, El tiempo se porto y dio un respiro para poder comer.

Ya por la tarde el regreso, con gran jolgorio y la típica caravana de vehículos adornados con el ramaje de la zona, banderas y  cualquier cosa con tal de llamar la atención, haciendo sonar las bocinas para que se note que los romeros bajan alegres después de un gran día de fiesta en compañía de amigos y familiares.

Lo peor de la celebración, es que el contador de pone cuenta atrás y entra la tristeza pensar que faltan 365 días par volver a repetir dicho ritual.

Galería Fotográfica

Bibliografía y Fotografía

  • Fotografías de Genito Alonso, colección particular

Autor

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here